EL ESPEJO ESCARCHADO

 por Jaime Barba

¡Oh noche de las sombras repetida 
que almacenas silencios en mi frente: 
tu gozo es contemplar cómo mi vida 
es tan sólo un espejo que me miente!

 

¡Me miro y palidezco:  de seguida 
mi imagen se me fuga de repente! 
La rosa que corté por presentida 
es un rastro de polvo en la pendiente!

 

¡La sombra que ahora veo en desvarío 
de alcanzar plenitud en el espejo 
cuando todo es pavesa y lento río ...,

 

va derecha a la mar, y me parece, 
tan gloriosa en bondad, que no me quejo 
de ese rostro que busco y no aparece!